Cambia tu dieta, cambia tu vida

El estilo de vida del Batido Verde

El estilo de vida del Batido Verde

Hola queridas y queridos lectores. Hoy compartimos una experiencia reveladora que hemos tenido en nuestras vacaciones, y que nos ha hecho pensar. Así que en lugar de daros recetas y consejos, hoy os vamos a pedir que vosotros también penséis en ello. Lo hemos titulado “El estilo de vida del Batido Verde”, porque nos gustaría que lo que siempre os contamos por aquí se convierta en algo más que simplemente haceros un batido cada tres días, y pase a ser algo que siempre tengáis presente en vuestra alimentación, casi un estilo de vida, independientemente de los batidos que podáis tomar.  Vamos al grano:

batido verde en AvilaEl viernes pasado estuvimos de viaje en Ávila (preciosa ciudad, por cierto), y como no podía ser de otra forma, nos llevamos un batido verde que habíamos preparado la tarde anterior.  A media mañana, decidimos sentarnos en una plaza y tomarnos el batido tranquilamente. Nuestra sorpresa no fue pequeña cuando empezamos a ver que la gente que pasaba se quedaba mirando. Miraban al batido, nos miraban a nosotros, y probablemente se preguntaban qué era eso verde tan raro que estábamos tomando. No fue una ni dos personas, fueron muchas, y casi todas nos miraban. Podemos entender que en la tierra del mejor chuletón de España la gente se extrañe de tomar batidos verdes… 🙂 …pero no es la primera vez que nos pasa.

Seguro que a muchos de vosotros os habrá pasado también si ya sois aficionados a los batidos verdes, y es posible que también os quedéis pasmados pensando: “¿de verdad soy un bicho raro?”, “¿tan extraño es beberse algo que probablemente sea lo más sano que puedas beber en tu día a día?”. ¿Seguro que algunos estáis asintiendo verdad? 🙂

Esto nos ha hecho pensar en lo raro, y difícil, que es a día de hoy tener una dieta sana y un estilo de vida saludable. Difícil porque requiere tiempo y esfuerzo, porque la publicidad nos lleva de cabeza a los peores alimentos, y porque las administraciones no tienen intención de cambiar esto… realmente es difícil. Pero está en nuestra mano cambiarlo, y siempre os animamos a hacerlo, no solo a través de los batidos, sino como un estilo de vida: ¡comida natural y ejercicio, son salud!.

Persiguiendo la dieta sana

Por desgracia, y a pesar de los esfuerzos de muchos, la alimentación en el mundo va de mal en peor año tras año. Los últimos 40 años marcan un hito en la historia de la humanidad, en el que las personas con sobrepeso superan en número a las personas con malnutrición. Pensadlo un segundo: hay más personas que comen demasiado, que personas que comen demasiado poco. Y cada año el problema va en aumento, prácticamente en todo el mundo desarrollado. Comemos mucho y mal.

Comer mal es uno de los mayores males del siglo XXI: diabetes, enfermedades cardiovasculares, incremento del riesgo de cáncer, incremento de la presión arterial… ¿cómo es que se produce este incremento constante de todas estas enfermedades, cuando conocemos desde hace años la forma de prevenirlas? (Una pista: dieta sana y ejercicio).

La respuesta parece clara: no interesa. Hay empresas muy potentes y con una capacidad publicitaria enorme detrás de algunos de los peores alimentos que podemos consumir. Hay personas poderosas que ganan mucho dinero vendiendo comida basura y medicinas contra esas enfermedades. Y algunos gobiernos parecen no estar interesados (al menos por el momento) en que sus ciudadanos estén sanos y en forma. De hecho algunos de nuestros gobernantes en materia de salud alimentaria trabajan además como consejeros de estas grandes firmas. ¿Cómo conciliar el hecho de que tienes que favorecer la salud de la población y además debes conseguir vender la mayor cantidad posible de comida basura?.

comida basuraPor otra parte, y pensando como usuario: ¿Cuánto dinero invierten cada año Coca-Cola, Nestlé, McDonald’s y muchos otros, en hacer que consumamos sus productos? Sus anuncios nos entran por los ojos y sus productos, con sabores perfectamente diseñados, son auténticos placeres. Pero esos sabores no siempre los diseñan cocineros. También intervienen economistas, abaratando las materias primas, publicistas, cambiando los formatos y presentaciones… es un mundo complejo donde lo que nos venden y la realidad no siempre son lo mismo, un mundo donde debemos informarnos mucho para no caer en las medias verdades de la publicidad. Muchas de esas empresas venden comida perfectamente válida y sana: Nestlé no vende solo chocolatinas, McDonald’s no vende solo menús de 1.500 calorías, es nuestra misión discernir lo que nos conviene y lo que no.

Algunos de lo alimentos más consumidos en nuestra sociedad son bebidas carbonatadas con un 30% de azúcar, pastelería industrial con altos niveles de grasas saturadas y azúcares, cereales para el desayuno “sanísimos” que son en una cuarta parte azúcar… la lista es interminable.

Comer mal, por desgracia, es lo normal en nuestra sociedad. Los productos frescos y naturales cada vez tienen menos cabida en nuestra nevera, sustituidos por comidas fáciles de preparar y riquísimas. Algo tan simple como unas lentejas se sustituye por comidas preparadas “listas en 10 minutos”, y ejemplos como este seguro que todos conocemos unos cuantos. Sucumbimos a la publicidad y las prisas, y olvidamos que somos lo que comemos, y el futuro de nuestro cuerpo, de nuestra vida, en gran medida está en nuestras manos.

No podemos ceder a la presión que nos llega de tantos frentes. Debemos ser conscientes de lo que comemos, y para eso necesitamos información y un poco de esfuerzo. Comiendo de forma informada, es más fácil comer sano, porque no siempre lo que nos venden como sano, realmente lo es. Hay que saber de verdad lo que realmente es sano, y para quien no se quiera leer todas las etiquetas, hay algo que no falla: los alimentos naturales. Lo natural siempre es más sano: verduras, hortalizas, legumbres, pescados, carnes magras, cereales sin procesar, frutos secos… una dieta natural y variada en cantidades razonables siempre será sana. Si además conocemos la procedencia de esos alimentos, aún mejor. Pero siempre estará en nuestra mano perseguir esa dieta sana.

El batido verde es uno de esos alimentos eminentemente sanos, y a la vez sencillo y rápido de hacer. Para nosotros es un símbolo de lo que significa conjugar comida moderna con alimentos  naturales y dieta sana. Nos ha inspirado para mejorar nuestra alimentación y cambiar nuestro estilo de vida. De todo corazón esperamos que también os sirva a vosotros.

¡Salud!

batido en la montaña

 


Fuentes:

Estadísticas de obesidad en EEUU en la actualidad

Noticia sobre el crecimiento de la obesidad y el sobrepeso en el diario 20 minutos – (Se puede encontrar la misma noticia en cualquier medio, lleva muchos años entre nosotros)

Mi nombre es Roberto Pardeiro, probador incansable de nuevas variedades de batidos verdes, y buscador de nuevas rutas sobre dos ruedas.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que eres humano: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.